¡Mis favoritos del 2015!


Quería hacer un post diferente para cerrar el año, un post que fuera para mí y que pudiera compartir. Como siempre, el tiempo se encarga de enseñarnos tanto y estoy segura que todos tenemos lecciones con las que cerramos el año, pero en vez de enlistar todo lo aprendido o vivido, quiero compartirles mis favoritos del año.

El perdón: Tiene que ser el número 1 de este año. Y es que este año me dio una bofetada en la cara, y fuerte. Me di cuenta de que el perdón es el mejor regalo que puedo darme a mí misma, entendí que no avanzaría a menos de que perdonara todo lo que llevaba guardado en el corazón y que solamente me estaba hiriendo a mí. Liberar a los demás, pero también liberarse a uno mismo, esto solo se da a través del perdón.

Dejar ir: Es consecuencia del perdón y amor propio. ¿Alguna vez los han lastimado?, ¿Alguna vez han tenido que romper alguna amistad o relación?, ¿Alguna vez han tenido que abandonar algo?...Quiero creer que todos hemos pasado por eso, y la respuesta es: Déjalo ir. Se escucha sencillo, pero si perdonamos de corazón es más sencillo dejar ir y cerrar ciclos.

Conocer gente nueva: ¡Este año conocí tantas personas que comparten tanto conmigo! Me emociona muchísimo saber que hay gente ahí afuera que comparte, inspira y trabaja todos los días en lograr sus sueños.

Y esto me lleva a mi siguiente favorito del año,

Haters gonna hate: y no es que sea famosa y tenga ese tipo de haters, pero todos conocemos gente a nuestro alrededor que a veces – y sin querer – quiere “apagarnos”.  Y no es que los haters sean mis favoritos, pero si la lección que esto me dejo: siempre vamos a opinar, es natural para el ser humano, y existe gente que simplemente no comparte las mismas creencias o entusiasmo que uno, y está bien. Lo que  no está bien es aceptar lo que ellos piensen o digan, podemos respetar pero no tomarlo como nuestro. Por un momento, me “apague” por el que dirán – tengo que ser honesta – pero después me di cuenta de algo:

No estoy lastimando a nadie por ser yo misma, al contrario, siendo yo misma tengo más oportunidades de impactar de manera positiva, simple y sencillamente porque seré feliz.

Recuerda, vive y deja vivir.

Si ya sabes exactamente lo que quieres, haz exactamente eso: los años pasan, y lo mejor de esto es que entiendes quién eres y que es lo que quieres. Aprender a decir que NO, fue uno de mis favoritos de año. Me siento lo suficiente capaz para saber qué es lo que quiero y que es lo que no.

Este año ha sido uno de los más interesantes que he vivido. Se cumplen 10 años de tomar la mejor decisión de mi vida: estudiar fuera. Y fue mejor de lo que yo hubiera pensado; conocí gente que cambio mi rumbo para siempre, cerré capítulos y aprendí tanto de tantos. Pero nada de esto hubiera significado si no hubiera sido por los miedos que conocí, miedos que ni siquiera sabía que existían. La ansiedad vino a darle un giro a mi vida, y fueron 10 años de repetirme a mí misma: “todo va a estar bien”, repetir: “no voy a tirar la toalla”. Creo que ahora puedo decir que se ha convertido en un hábito, y por ello estoy agradecida. Es bueno dar vuelta y ver todo lo aprendido en estos 10 años.

Nunca pensé que el 2015 llegaría tan rápido y  me tomaría así de sorpresa: feliz y agradecida. Y decir que me sorprendió feliz no significa que fueron 365 días de risas y alegrías, hubo tristezas y llanto. Pero a pesar de los días grises, siempre espere el día de mañana. Y esto solo fue posible gracias a las enseñanzas, no de este año sino de los diez años. Por ello, y en festejo de todos estos años: ¡Gracias!  

Gracias al amor que estuvo conmigo este año. Nada sería lo mismo sin él.

¡Venga este 2016!
Vi

3 comentarios:

  1. Qué lindo Vianey! Gracias por compartir. Feliz año y que venga cargado de puras cosas bonitas! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Michelle, igualmente para ti...siempre mis mejores deseos :)

      Eliminar
  2. Feliz Año Nuevo!! Que sigan los aprendizajes y los momentos bonitos =)

    ResponderEliminar